Archivar por octubre, 2011

Yono Juárez


Parto de una idea de Judy Butler al respecto de lo que intencionalmente traté de hacer en Yono Juárez, porque considero que no hay acceso al cuerpo, ni siquiera para lastimarlo y en ulterior instancia, darle muerte, que carezca de interpretación. Ese punto en el que el cuerpo de la mujer, que paradójicamente nos sirve como cultura para mostrar lo que es potencialmente vital, porque es capaz de dar vida, es a su vez violentado y asesinado como muestra de un poder que lo que busca apropiarse y sobre lo que ejerce un control de visibilidad, es la muerte. Es el poder de dar muerte y con ello crear inmovilidad generalizada y privar al imaginario colectivo de la capacidad de simplemente salir a la calle, no podemos salir porque somos mujeres y podemos ser asesinadas, esa imagen nos regresa al oikos, nos captura allí y hace la incisión entre cuerpo y vida social más grande, como si una fuerza inexplicable nos quisiera dividir, como si nuestro cuerpo estuviese separado de los demás y de hecho lo está. Leer más

¡Tú las traes!

El paradójico juego de la memoria. Sobre la obra Berek o The Game of Tag (1999) del artista polaco Artur Żmijewski.


Fragmento de Berek

Cuatro elementos descriptivos reúne Berek que considero importantes como punto de partida: un grupo de personas de diferentes edades, jugando a las traes, desnudos, en antiguas cámaras de gas de un ex-campo de concentración nazi.
La primera pregunta que surge es ¿qué pretende mostrar o demostrar el artista? Una aproximación inicial apuntaría a banalizar la memoria de una tragedia a través de un juego, otra hacia como el mismo autor menciona, la recreación de un evento traumático que permita cambiar su significado con fines terapéuticos y una tercera a hacer visible la masacre sin valerse de una retórica de victimización como estrategia de eficacia en la denuncia de un hecho histórico. Estas tres vías de aproximación implican a su vez, diferentes posturas de acercamiento al arte mismo y en todas ellas hay, de entrada, un componente político que me parece necesario señalar.
De modo que en este ensayo buscaré explorar el aspecto político de la obra, pero desde una perspectiva que se diferencia de las tres anteriores a saber: la situación lúdica, la importancia del juego. Leer más

Volver a arriba

Notas sobre arte y tecnología

Trasgresión lúdica, de un entramado infinito de textualidad, un modernismo seguro de su rechazo a la representación y la realidad, de su negación del sujeto, de la historia y del sujeto de la historia, un modernismo absolutamente dogmático (del narcisismo) en la recusación de la presencia y en el elogio de las interminables ausencias, desplazamientos, postergaciones e indicios que producen presumiblemente no angustia sino, en Barthes jouissance, placer.